Jugamos fuera

¿Que mejor forma de quemar ese exceso de energía que una carrera de sacos? ¿Y salir a dar una vuelta en patinete? ¡O podríamos jugar con las raquetas! Hagas lo que hagas, un día de juego al aire libre siempre es una buena idea.