De 1 a 3 años

Los pequeños ya se mueven solos y para evitar sustos, hay que procurar que sus juguetes además de educativos sean seguros. Con piezas de alta calidad, que no se rompan y no se metan en la boca.